Cómo la IA va a transformar nuestra forma de conducir en las ciudades

4 min tiempo de lecturaNoticias
El futuro de la movilidad gira hacia la optimización y la eficiencia energética a través de la tecnología de última generación que trae consigo la Inteligencia Artificial. Ejemplos como el proyecto Green Light de Google o la integración de ChatGPT en los vehículos son una muestra de ello.
Compártelo

Hace ya casi dos años que la expresión «inteligencia artificial» fue escogida como Palabra del año por la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE). El término, durante décadas, fue entendido como parte esencial del universo de la ciencia ficción. Ahora, en pleno 2024, es parte de nuestra vida cotidiana, de nuestro presente y, sobre todo, de nuestro futuro.

La optimización e incluso automatización de casi cualquier acción de nuestra vida diaria a través de ella es todavía incipiente, aunque parezca cada vez más cercana ante el ritmo de su desarrollo tecnológico. Existen ya herramientas archiconocidas por millones de usuarios que alimentan, con su mera existencia, la conversación social. Softwares como ChatGPT o las aplicaciones de creación de imágenes con IA son buena prueba de ello y un perfecto ejemplo de cómo hay sectores cuya transformación se da por hecho en el corto plazo. Aunque estas no dejan de ser apenas una mínima expresión de lo que está por venir.

Un sector donde se espera que la Inteligencia Artificial lo cambie todo es el de movilidad, especialmente en el ámbito urbano. Solucionar cuestiones como la congestión del tráfico y la contaminación del aire son demandas acuciantes por parte de consumidores y ciudadanos. También lo es la necesidad de luchar contra el cambio climático y fomentar un cambio cultural en nuestros desplazamientos para cuidar más y mejor nuestros entornos. Ante estos retos, la IA ya es un aliado para empresas y administraciones que buscan nuevas soluciones para afrontarlos.

Green light: vanguardia tecnológica para frenar la emisión de gases

La ausencia de una conducción eficiente, señalan los expertos, es una de las grandes olvidadas a la hora de hablar de emisión de gases contaminantes, cuya presencia acarrea dificultades respiratorias, problemas oculares, enfermedades cardiovasculares y jaquecas. De hecho, se calcula que en las intersecciones de las ciudades la contaminación puede ser casi treinta veces mayor que en las carreteras abiertas.

Google ha sido una de las empresas pioneras en impulsar una nueva conducción eficiente para evitar emisiones desde las nuevas posibilidades que proporciona la recopilación de datos de la IA. La congestión del tráfico es, en parte, inevitable, pero la falta de infraestructuras ha cronificado la situación en las grandes ciudades. La tecnología ‘Green Light’, patentada por la empresa californiana, optimiza recursos y aprovecha lo que ya existe: los semáforos y sus datos. «Si bien una cierta cantidad de tráfico con paradas y arranques es inevitable, parte de él se puede prevenir mediante la optimización de las configuraciones de sincronización de los semáforos», señalan desde Google.

A través de esta IA, unida a Google Maps, se modelan patrones del tráfico y recomendaciones inteligentes para que los ingenieros de tráfico de la ciudad optimicen el flujo de vehículos. Los resultados, por el momento, son esperanzadores. Ciudades como Hamburgo (Alemania) o Bangalore (India) ya cuentan con esta tecnología y los primeros estudios revelan un potencial de reducción de hasta el 30% en las paradas y del 10% en las emisiones de gases de efecto invernadero. En total, un ahorro de hasta treinta millones de viajes en automóvil al mes. Al mismo tiempo, el control de los flujos de tráfico mediante este sistema avanzado permite una mayor seguridad al detectar y prevenir situaciones peligrosas para los conductores. Un avance para el conductor y para el medioambiente.

El ‘coche fantástico’ cada vez más cercano y eléctrico

En lo que se refiere a la IA dentro de los los propios vehículos, la perspectiva de futuro se centra en tres ideas: seguridad, eficiencia y comodidad. La forma en la que las comprendemos se verá absolutamente transformada en el futuro a través de la inteligencia artificial. La relación de los usuarios con sus vehículos de ultimísima generación es ya, de hecho, distinta.

Sin ir más lejos, en enero de este 2024, Volkswagen ha sido la última en presentar sus primeros vehículos con ChatGPT integrado. No es nuevo que exista un asistente de voz integrado en tu coche, pero esta innovación va un paso más allá en cuanto a concepto y a posibilidades, haciendo que las conversaciones con el famoso ‘coche fantástico’ estén cada vez más cerca. Por ahora, marcas como la alemana enfocan estos nuevos vehículos a la experiencia del conductor y la comodidad de su viaje. Algunas de ellas: control de la temperatura y la música, navegación personalizada, asistencia a la conducción avanzada o una conversación cada vez más natural que permite desde aclarar dudas a charlar para no conducir solo. Y esto es solo el comienzo de una tendencia.

El potencial de esta tecnología es inmenso. En ese sentido, China lleva la delantera con empresas como Baidu, Hyundai, Leapmotor, Huawei, Xpeng, AIways, Pony.ai o WeRide, que están avanzando en vehículos eléctricos y tienen una fuerte apuesta por la investigación en IA. Su fin es desarrollar una movilidad autónoma que cree, en último término, vehículos que sean capaces de conducirse sin necesidad de un conductor.

Esos algoritmos de aprendizaje automático, en el medio plazo, tienen la capacidad de revolucionar la forma en que nos desplazamos, pero también en la forma en que consumimos energía. Ya el año pasado, la empresa coreana Hyundai presentó su robot de carga autónoma (ACR), que daba solución a una de las principales dificultades de los coches eléctricos, la utilización de cable para su recarga. El robot, que funciona a través de una inteligencia artificial, es capaz de abrir automáticamente su puerto de carga y moverse para enchufarlo.

Además de una muestra más de los avances que van mostrando las compañías prácticamente cada año en materia de innovación, esto supone ya un ejemplo claro de cómo posibles problemas en materia de movilidad pueden ser subsanados en el futuro gracias a la tecnología.

La IA trae consigo incógnitas, pero también esperanzas para el planeta y su cuidado. El modelo de las grandes marcas está ligado, cada vez más, a la innovación para encontrar las mejores prestaciones e impacto positivo de sus vehículos. Dos razones, la de una movilidad más sostenible y una mejor experiencia de los usuarios, que juntas nos ayudarán la mejor forma de movernos.

Publicado en {fecha}
24 de abril de 2024
Compártelo

Artículos relacionados

Noticias
ALD Automotive | LeasePlan lidera la transición hacia un modelo de transporte sostenible29 abril - 3 min tiempo de lectura
Noticias
Qué alimentos debo evitar antes de iniciar un viaje largo19 abril - 3 min tiempo de lectura
Noticias
El vehículo conectado, clave para mejorar la seguridad vial26 marzo - 2 min tiempo de lectura